Comparte

Los eventos positivos típicamente sobrepasan los negativos en las vidas diarias de las personas. Una reacción común luego de experimentar un evento positivo es el deseo de compartir las buenas noticias con otra persona, preferiblemente alguien significativo. La capitalización es el proceso relacional de disfrutar los eventos positivos de la vida al compartirlos con una pareja responsiva. Así que diariamente comparte con tu pareja el mejor o los mejores eventos de tu día y pídele que haga lo mismo. Esta acción provocará un efecto positivo en ambos/as y mejorará la relación. Incluso, en el medio de períodos de adversidad, el compartir con la pareja los eventos positivos del día mejora el bienestar de la relación independientemente de los eventos negativos que también hayan acontecido. Es meritorio señalar que tan importante como compartir los eventos positivos lo es la reacción de la persona a quien se les comparten, la cual debe ser una cargada de empatía y solidaridad. La capitalización ha sido asociada a un aumento en la autoestima, disminución de la sensación de soledad, mejoría del estado de ánimo, aumento en la satisfacción de vida, mejoría de la calidad de la relación, fortalecimiento del compromiso, aumento en la sensación de seguridad y estabilidad, y mejoría en la intimidad y conexión emocional.

Excitación

El aburrimiento puede dañar seriamente la relación. El aumentar las experiencias positivas sirve como antídoto a los conflictos que puedan surgir en la misma. La excitación, la diversión y las emociones fuertes promueven la satisfacción en la relación en el largo plazo. Por el contrario, el aburrimiento reduce la satisfacción y provoca distanciamiento en los cónyuges. Con frecuencia notamos que cuando las relaciones están en problemas, los cónyuges focalizan más el reducir los conflictos que en aumentar las experiencias placenteras y excitantes. Como mencionamos antes, estas última sirven de antídoto a los primeros. Las parejas que realizan actividades excitantes juntas reavivan la pasión. Así que sal a bailar con tu pareja con regularidad, tomen clases juntos/as de algo que les interese, escalen una montaña, tengan sexo en un lugar arriesgado, viajen a lugares remotos y rústicos, acampen, corran un maratón, entre muchas otras cosas.