El otro lado de la infidelidad

Las mujeres sufren un mayor impacto emocional y físico luego de una ruptura amorosa producto de una infidelidad debido a que suelen ser más selectivas a la hora de elegir a un compañero, y, por lo tanto, la pérdida de la relación tiende a ser más dolorosa para ellas. Sin embargo, una investigación ha concluido que las mujeres que son víctimas de una infidelidad seguida de una ruptura obtienen ganancias importantes en el largo plazo toda vez que se les enriquece su inteligencia emocional de pareja. El efecto de esto se reflejará en la habilidad de éstas para elegir mejores parejas en el futuro. Este estudio, que contó con 5,705 participantes en 96 países, fue realizado por Craig Morris, de Binghamton University, y publicado en la revista Science Daily. Según el autor, la mujer que pierde a su pareja a raíz de una infidelidad pasará por un período de dolor, pero saldrá de esa experiencia con una inteligencia de pareja superior a la que tenía, lo que en el futuro le permitirá detectar mejor las señales que indican que un posible compañero no es el adecuado. El autor también señala que la mujer con la que el hombre le fue infiel es la que más pierde ya que se queda en muchos de los casos con una persona que posee un historial demostrado de engaño e infidelidad.

La calidad de las relaciones y su impacto en la salud de los hombres

Un estudio publicado en el Journal of Epidemilogy & Community Health, y llevado a cabo por Ian Bennett-Britton, Alison Teyhan, John Macleod, Naveed Sattar, George Davey Smith y Yoav Ben-Shlomo, sugiere que la calidad de las relaciones de pareja tienen un efecto positivo en la salud de los hombres, y que, por lo tanto, los hombres más saludables tienden a estar en relaciones más felices.  Esta investigación midió los altibajos en las relaciones durante un período aproximado de seis años, y los comparó con la salud cardiovascular de los casi 2,000 participantes. Los hombres que informaron que sus relaciones habían mejorado con los años poseían unos niveles más bajos del colesterol malo –LDL– comparado con aquellos que indicaban estar en malas relaciones, quienes observaron tener unos niveles de presión sanguínea más altos.  Todavía hay mucho por conocer acerca del vínculo entre la calidad de las relaciones y la salud cardiovascular, pero esta investigación muestra evidencia de que trabajar para mejorar las primeras tiene un efecto positivo en la última.