¿Debería someterme a un proceso de terapia individual o un proceso de terapia de parejas?
Cualquiera de las dos. Las dos formas de tratamiento son beneficiosas. Piensa en lo que necesitas y cuáles son tus metas. Lo importante es tomar acción y empezar el proceso. Una vez decidas que sí es conveniente para ti la terapia, entonces podrás decidir junto a tu psicoterapeuta el mejor camino a seguir.
Si opto por la alternativa de terapia de parejas, ¿debo asistir a la primera sesión con mi pareja?
El que la pareja comience junta es la mejor alternativa. De esa forma tendremos una mejor visión de quién es la pareja como pareja y nos ayuda a contextualizar la situación. Asimismo, se previene la confusión de alguno de los cónyuges que, tal vez, pueda pensar que el psicólogo o la psicóloga ha formado alguna alianza con el otro cónyuge. En nuestro centro, se requiere que ambos/as cónyuges asistan juntos/as a la primera sesión.  De esta forma podrán comenzar juntos/as el proceso terapéutico.
¿En qué forma es diferente la terapia individual de la terapia de parejas?
La Terapia de Parejas implica un tratamiento que focaliza la pareja como unidad. La meta del psicólogo o psicóloga es procurar el bienestar de la relación y no necesariamente el bienestar individual de los cónyuges. Sin embargo, muchos de los problemas que los individuos entienden que les pertenecen a ellos de forma individual con frecuencia pueden ser considerados como situaciones que deben ser trabajadas y resueltas por la pareja como unidad.
¿En qué momento sería una buena idea tomar un taller de parejas?
En cualquier momento que deseen compartir como pareja y con otras parejas el aprendizaje de algo nuevo que impacte de forma positiva la relación.
¿Cuándo no es buena idea tomar un taller de parejas?
Si están en una situación extremadamente emocional y están teniendo problemas controlando sus estados de ánimo, el asistir a talleres como estos podría no ser productivo. La terapia individual o de parejas podrían ser alternativas más convenientes.
¿Cuánto tiempo duran las sesiones de terapia?
Con el propósito de proveer el mejor cuidado de salud posible, en nuestra oficina calendarizamos tres sesiones de evaluación de la relación.  La primera de estas sesiones, que es una donde los dos cónyuges están presentes, dura 90 minutos.   Las dos sesiones de evaluación restantes duran 60 minutos cada una, y se conducen con cada cónyuge individualmente.   Luego del período de evaluación, le proveemos a la pareja nuestras conclusiones.  Si la pareja decide comenzar tratamiento, las sesiones de terapia normalmente duran 60 minutos cada una, a menos que los cónyuges soliciten sesiones más largas.  Contamos con un Programa de Terapia de Parejas Intensivo que tal vez podría ser de su interés.
¿Cuántas sesiones de terapia conlleva un tratamiento?
La contestación a esta pregunta varía. El tratamiento psicológico comúnmente no opera tan rápido como se desearía.  Traer cambio a la relación es una labor compleja.  Mientras más tiempo los conflictos han estado presentes en la relación, más tiempo tomará tratarlos.  En ese sentido, es importante que los/las cónyuges realicen un compromiso de consistencia y cooperación, tomando en consideración la inversión de tiempo, esfuerzo y disposiciones presupuestarias que el tratamiento psicológico conlleva.  Un tratamiento de parejas efectivo que promueva el cambio en la relación conmúnmente se extiende por varios meses de visitas regulares.  La mayoría de las parejas acuden a terapia hasta que sienten que pueden continuar su vida marital sin la asistencia del terapeuta.  Todo va a depender de sus circunstancias, el tiempo disponible y los recursos que deseen invertir en la relación.
¿Cuándo no procede la terapia de parejas?
La terapia de parejas es adecuada para un sinnúmero de retos que las parejas puedan estar afrontando.  Sin embargo, esta modalidad de tratamiento no está indicada si están presentes algunas de las siguientes circunstancias:  una relación extra-marital en curso, violencia doméstica, adicciones, psicopatologías o condiciones de salud mental sin tratamiento en uno/a o en ambos/as cónyuges.
¿Aceptan seguro médico? ¿Cuáles son sus honorarios?
En la actualidad, no aceptamos seguro médico para terapia de parejas.  Puede encontrar nuestras tarifas aquí.
¿Cómo pensar acerca del costo de los servicios?
Al pensar acerca del costo de las terapias de parejas, es importante tener en cuenta que se trata de una inversión en el futuro la relación.  Prestarle atención a la relación envía una señal fuerte de su compromiso con la misma.  Todas las relaciones necesitan mantenimiento para que puedan sobrevivir y las terapias psicológicas podrían ayudar en este fin.  Recuerde:  vale la pena invertir en su relación.  La disolución de una relación podría ser más costosa en términos emocionales y económicos.
¿Cómo puedo hacer una cita?
El primer paso es que sostenga una conversación con su pareja y explore su disposición.  Si su pareja está dispuesta, puede comunicarse con nosotros siguiendo este enlace.  Le recomendamos que el día de su cita traiga debidamente cumplimentados estos documentos.  Así podemos ahorrar tiempo y ser más productivos en nuestro tiempo de reunión.
¿Qué me recomienda si deseo terapia de parejas y mi pareja no desea asistir?
La terapia individual podría ser una alternativa y ayuda a adquirir destrezas para lidiar mejor con las situaciones de pareja. En ocasiones, esto puede ayudar a preparar el camino para que el/la otro/a cónyuge se anime a asistir a terapia también.
¿Cuándo es demasiado temprano o demasiado tarde para la terapia de parejas?
Nunca es demasiado temprano para darle mantenimiento a la relación. La terapia de parejas también puede ser vista como un elemento de prevención para minimizar las probabilidades de que aparezcan conflictos serios en la relación. Sin embargo, muchas personas asisten a terapia de parejas justo antes del divorcio o cuando los conflictos han escalado a un lugar de no regreso. Te ayudamos en cualquier etapa en que se encuentre tu relación, pero el éxito de la terapia dependerá en gran medida de cuán avanzados estén los problemas. Restablecer una relación tomará más tiempo y esfuerzo si los problemas han estado presentes por mucho tiempo.
¿Se parcializan ustedes con alguno de los cónyuges?
Este es un punto que le preocupa a muchas parejas.  En parejas heterosexuales, existe la tendencia a pensar que si se trata de una psicóloga, ésta estará a favor de la mujer y en contra del hombre, y que si se trata de un psicólogo, éste estará a favor del hombre y en contra de la mujer, entre otras ideas preconcebidas que atan las características del psicólogo o la psicóloga con una potencial parcialidad en el proceso.  La terapia de parejas no es acerca de parcializarse con alguno de los cónyuges, ni de estar a favor o en contra de alguien, tampoco se trata de señalar culpables.  Si se asume una actitud como ésta, las personas tienden a sentirse atacadas, y, por lo tanto, a retirarse del proceso.  Los terapeutas de pareja perseguimos sólo el bienestar de la relación y tratamos de ayudar a las parejas a restablecer la armonía en la misma.  En ocasiones los/las cónyuges asisten a terapia con el único fin de que el psicólogo le diga a su pareja que él o ella es quien está mal en la relación.  Nuestra función no es juzgar quien tiene la razón o quien no la tiene toda vez que esto reviste de poca o niguna importancia para el proceso terapéutico.
¿En qué consiste el programa de Consejería Pre-Matrimonial?
Siguiendo este enlace puede encontrar más información sobre nuestro programa de Consejería Pre-Matrimonial
¿Cómo puedo evaluar mi relación y saber en qué estado se encuentra?
Siguiendo este enlace puede realizar una prueba que le ayudará a determinarlo.  También haciendo «click» aquí puede encontrar otros recursos útiles que le asistirán en la toma de decisiones respecto de su relación.
¿Qué puedo hacer si a mí o a mi pareja no le agrada o no le cae bien el psicólogo o la psicóloga que esté a cargo del caso durante el día de la visita inicial?
Diferentes factores de la personalidad del psicólogo o la psicóloga podrían causarle incomodidad. Factores como la edad, el sexo, la raza, el género, la orientación sexual percibida o real, complexión física, proyección física, nivel de competencia percibido, alianza real o percibida, religión o creencias espirituales reales o percibidas, entre otros, podrían ser incompatibles con el marco de referencia que usted pueda poseer de quién debería ser la persona que le dé servicios terapéuticos. Si éste es su caso, usted no tiene la obligación de regresar o continuar con el proceso, por lo que puede descontinuar el servicio en cualquier momento.  Se recomienda calendarizar de inmediato una cita con otro profesional y no dejar su situación desatendida.
¿Qué es un Psicólogo de Parejas?
Aunque muchas personas los utilizan, los conceptos árbitro, mediador o intermediario no son los mejores para describir al psicólogo de parejas. Un Psicólogo es un profesional de la salud debidamente licenciado –en Puerto Rico, por el Departamento de Salud– cuya labor principal es diagnosticar problemas emocionales, de conducta o de salud mental, y ofrecer tratamiento para los mismos según los estándares de la profesión. El Psicólogo de Parejas –profesional especializado en dinámicas de parejas– realiza la misma labor. Un Psicólogo de Parejas es un profesional imparcial que provee asistencia a todo tipo de parejas desde una perspectiva científica en un espacio seguro, donde éstas pueden ventilar sus emociones, aprender, crear introspección y encontrar los recursos que les ayuden a crecer, complementarse y traer armonía a la relación.
¿Existen enfoques de terapia de parejas alternativos?
Sí, existen muchos, desde el “coaching” hasta los retiros matrimoniales. Sin embargo, uno de los más populares se conoce como consejería pastoral y comúnmente lo ofrecen personas con o sin preparación formal en psicología, con o sin licencia formal para ejercer la profesión, pero con vasto conocimiento en asuntos de religiosidad. Por lo tanto, estos servicios suelen tener un enfoque religioso y con frecuencia son ofrecidos en las distintas iglesias o centros de consejería afiliados a éstas. Estas iglesias también podrían tener un banco de datos de recursos disponibles en esta área que usted podría consultar.
¿Qué podemos esperar del proceso de terapia de parejas?
Las sesiones de terapia suelen durar 60 minutos, pero podemos negociar más tiempo si nuestros itinerarios lo permiten. La primera sesión es una evaluación en la que acopiamos información de antecedentes de ti y tu pareja (90 minutos de duración). Durante esta sesión también se cumplimentan documentos administrativos y se orienta a la pareja acerca del proceso. Asimismo, se clarifica el tipo de modalidad que la pareja interesa seguir, ya sea a) realizar sólo una consulta, b) realizar una consulta y evaluación de la relación o c) consulta, evaluación y tratamiento. En la segunda y tercera sesión (de 60 minutos cada una) nos reunimos con los/las cónyuges individualmente para realizar evaluaciones individuales y comprender mejor sus historias. Este proceso es obligatorio en nuestro modelo de terapia. A partir de la 4ª sesión, volvemos a reunir a la pareja para presentar el resultado del proceso de evaluación. Es posible que en ocasiones solicitemos reunirnos de forma individual con uno o ambos de ustedes nuevamente durante esta primera etapa si surgen problemas que afecten su capacidad para sentirse seguro y vulnerable en la relación y/o para comprender mejor las dinámicas en la misma. Una vez finalizado esto, puede comenzar la etapa de terapia con ambos/as cónyuges presentes, sin embargo, muchos/as cónyuges encuentran que el proceso de evaluación resulta ser igualmente terapéutico.
Mi pareja me pidió que antes de ir al psicólogo, nos sentemos a acordar qué vamos a decir y qué no vamos a decir allí debido a que hay asuntos que no le interesa ventilar con otras personas ya que son cosas íntimas de él como hombre. Yo no estoy de acuerdo con él, ¿qué me recomienda?
Los/as cónyuges no están obligados/as a compartir o hacer aquello que no deseen. Sin embargo, es importante señalar que la calidad de las intervenciones que realizamos los psicólogos y psicólogas está estrechamente relacionada con la calidad y la amplitud de la información que obtenemos sobre la situación. Los psicólogos y psicólogas les ayudaremos mejor mientras mejor sea la información con la que contemos. Los psicólogos vemos y escuchamos a diario todo tipo de situación y somos difícilmente impresionables. Somos competentes en temas de sexualidad humana y diversidad cultural, y estamos adiestrados para no pasar juicios morales sobre la conducta. Además, estamos sujetos a criterios éticos y legales que nos impiden divulgar su información personal a terceros/as, a excepción de algunas instancias establecidas por ley que les serán explicadas el primer día de su visita. Por otro lado, escoger qué información compartir con el fin proveerle al proceso una direccionalidad que responda a intereses particulares o porque ya se tiene un diagnóstico en mente de lo que entienden es el problema previo a asistir a la consulta, no es recomendable. Recuerda que el psicólogo o psicóloga es la profesional adiestrada para diagnosticar y ofrecer tratamiento.
¿Puede atenderme individualmente y también atendernos como pareja?
Una vez empezamos a verte en terapia individual, nos podríamos convertir en una tercera persona parcial hacia tu perpectiva de la relación. Por esa razón, no podemos trabajar contigo y tu pareja en terapia luego de comenzar un tratamiento individual con alguno/a de ustedes. Además, existen elementos éticolegales que podrían insidir en esta situación. Sin embargo, si alguno de los cónyuges interesa sesiones individuales con nosotros como parte del proceso terapéutico de parejas, ésta es una opción que está disponible. Debido a que en el proceso de terapia de parejas no hay secretos, se recomienda que estas sesiones individuales sean acordadas primero con tu pareja y si ésta interesa que se le ponga al tanto de lo que ocurra en estas sesiones, la información se le hará disponible.
¿Qué sucedería si mi pareja deja de asistir a terapia? ¿Puedo continuar yo de forma individual?
Si por cualquier razón el proceso de terapia de parejas termina y uno/a de los/as cónyuges desea continuar en terapia individual con nosotros, lo puede hacer. Si en el futuro desean reanudar el proceso terapéutico como pareja, tendremos que referirlos/as a un terapeuta de parejas diferente por las razones mencionadas anteriormente.
¿Cuál es su acercamiento terapéutico?
Nuestra práctica se centra en la Terapia Cognitivo-conductual, enfatizando en la modificación y adquisición de nuevas conductas. Utilizamos este enfoque porque tanto en nuestra experiencia como en nuestros estudios hemos podido constatar que es la mejor manera de traer cambio en las relaciones de pareja.
¿Por qué no acepta seguro médico?
Porque no estamos 100% seguros de estar de acuerdo con las políticas, trato a proveedores y tarifas de honorarios de estas compañías. Sin embargo, somos un proveedor fuera de la red. Esto significa que si tienes cobertura fuera de la red, te podemos proporcionar un recibo que se puede enviar a tu compañía de seguros para su reembolso.
¿Cuáles son los beneficios de no usar un seguro médico para pagar por las terapias?
Muchas personas optan por no utilizar un seguro por motivos de privacidad. Durante todo el tratamiento, su compañía de seguros podrá tener acceso a toda su información personal, incluyendo diagnósticos y planes de tratamiento. Algunos de nuestros clientes también han expresado su preocupación por dejar un rastro en papel al solicitar un seguro de vida, salud o discapacidad.
¿En qué usted se especializa?
En relaciones de pareja. Nuestra práctica se centra en la terapia de parejas y la terapia individual. En ambos casos, nuestra atención se centra en ayudar a las personas a establecer conexiones sólidas y saludables con las personas que más importan.
¿Cuáles son sus honorarios?
Para información sobre pagos y honorarios, por favor, haz clic aquí.
¿Qué métodos de pago acepta?
Para información sobre formas de pago y honorarios, por favor, haz clic aquí.