– Dalma Heyn

Las mujeres casadas están mucho más deprimidas que los hombres casados – en matrimonio infelices, tres veces más e, interesantemente, en matrimonio felices, cinco veces más –. La verdad es que son los hombres los que están desarrollándose en el matrimonio, ahora como siempre, y los que muestran síntomas de distrés físico y emocional si están fuera de él. No sólo su bienestar emocional, sino también sus propias vidas, dicen algunos estudios, dependen de el hecho de estar casados.

– Dalma Heyn

Por primera vez en la historia, las mujeres de clase media no necesitan a los hombres de la forma tradicional – para seguridad, para dinero, para una vida. En lugar de eso, éstas demandan lo que siempre quisieron, pero que no podían exigir: conexión emocional, presencia, intimidad, sexo con preliminares adecuados, suficiente seducción y cercanía suficiente como para complacerlas. Los hombres están perplejos no sólo porque las necesidades que se les están requiriendo llenar difieren de lo que sus padres y abuelos entendían que era su trabajo, sino también porque una verdadera intimidad requiere fortalezas y destrezas que nunca aprendieron. Todavía más… son fortalezas y destrezas que en un tiempo eran exclusivas de las mujeres: los hombres no tenían que desarrollarlas. Este desequilibrio producto de la maduración podría estar contribuyendo a la desconfianza entre los amantes de todas las edades.