El significado de la relación perfecta

Cuando las cosas no marchan bien en la relación, un pensamiento frecuente es «Probablemente, estaría mejor con otra persona».    Todas la relaciones atravesarán momentos difíciles o de muchos retos en algún momento.  Salir airosos de estas experiencias de crecimiento fortalezará la relación y a los cónyuges en su carácter individual.  Después de todo una «relación perfecta» se trata sólo de dos «personas imperfectas» que rehúsan darse por vencidas.  Cuando hay dificultades, buscar una estrategia de salida o fantasear con cómo sería la vida con otra persona sólo te robará tiempo, te quitará energía y, al final, tal vez sea un recurso para evadir mirar dentro de nosotros/as mismos/as y descubrir que el problema podría estar justo allí.

Compromiso vs. compatibilidad

Culturalmente, nos hablan de la necesidad de hallar nuestra alma gemela y que si la encontramos, nuestros sentimientos hacia esa persona nunca cambiarán y todos los días transcurrirán en perfecta armonía. Sin embargo, si un día nos damos cuenta que estamos en medio de una relación difícil de sobrellevar, podemos empezar a pensar la persona que escogimos como pareja fue la equivocada y que debemos entonces encontrar nuestra verdadera alma gemela. Aunque las similitudes son importantes en la relación y determinan en gran medida el éxito de la misma, lo cierto es que las relaciones duraderas descansan más sobre unas bases de compromiso que en la aparente compatibilidad entre los cónyuges. Muchas de las similitudes que podrían existir al inicio de la relación podrían desvanecerse con el pasar del tiempo. Las personas podrían experimentar cambios en sus filosofías personales y su acercamiento a la vida. A pesar de eso, la cercanía emocional que desarrollen los cónyuges y el compromiso con la relación harán que su relación prevalezca a lo largo del tiempo.