Piensas que tu dolor y tu angustia no tienen precedentes en la historia del mundo, pero luego lees. Fueron los libros los que me enseñaron que las cosas que más me atormentaban eran las mismas que me conectaban con todas las personas que estaban vivas o que alguna vez estuvieron vivas.James Baldwin
Los beneficios de la biblioterapia, o sea, el uso de la palabra escrita con fines terapéuticos, se conocen desde hace siglos, incluso milenios. Los antiguos egipcios, por ejemplo, reconocieron el poder de las palabras para algo más que representar hechos o contar una historia, por ejemplo, podemos encontrar que inscritas sobre el portal de la biblioteca del faraón Ramsés II estaban las palabras “la casa de la curación del alma”.

La biblioterapia, un enfoque terapéutico que utiliza la literatura para promover una buena salud mental, es una opción de tratamiento versátil y rentable, y a menudo es adaptada o utilizada para complementar la terapia de parejas. Se ha demostrado que la lectura puede ayudar a las personas a comprender los problemas que están experimentando, acentuar los efectos del tratamiento y contribuir a un cambio positivo. La biblioterapia también puede acelerar e intensificar el proceso terapéutico al potenciar la continuidad del trabajo terapéutico fuera del consultorio.

Entonces la biblioterapia representa un proceso de autoayuda que puede realizarse con o sin la guía de un terapeuta y contribuye a la mejoría del bienestar psicológico. Mediante la incorporación de obras literarias cuidadosamente seleccionadas, los terapeutas a menudo pueden guiar a las personas en el proceso de autodescubrimiento. Este método es más beneficioso cuando las personas o los cónyuges pueden identificarse con un personaje o con una situación, y experimentar una catarsis emocional como resultado de esta identificación, para luego obtener información sobre sus propias experiencias de vida.

Si bien este método no suele recomendarse como sustituyo de un proceso terapéutico formal, con frecuencia lo utilizan las personas que ya están en terapia y quienes esperan recibir terapia. La mayoría de los profesionales están de acuerdo en que la lectura es una actividad productiva que puede promover una buena salud mental y una mejor relación de pareja, ya que se ha demostrado que aumenta la empatía, agudiza la mente e impacta el comportamiento.

Muchos terapeutas entienden que la inclusión de libros en el tratamiento aumenta la participación en la terapia y puede disminuir el tiempo de recuperación, brindando más oportunidades para el discernimiento y el cambio de comportamiento, al mismo tiempo que permite que las personas asuman más responsabilidad en el proceso.



Publicación
Eventual