Contesta “Sí” o “No” a las siguientes preguntas:

No ¿Tienes adicciones de las cuales responsabilizas al mal comportamiento de tu pareja?


No ¿Comúnmente esperas que tu pareja juege limpio a pesar de haberte dado razones para no confiar en ella?

No ¿Necesitas la aprobación de tu pareja para sentirte bien acerca de ti mismo y poderte mover en dirección a tus metas personales?

No ¿Tu felicidad está atada fuertemente a lo que tu pareja piense de ti?


No ¿Te sientes responsable por los sentimientos negativos de tu pareja?


No Si tu pareja está molesta contigo, ¿encuentras difícil mantenerte enfocado en tus propios proyectos?

No ¿Piensas que el que tu pareja adivine tus necesidades es una señal de amor?


No ¿Esperas apoyo de tu pareja sin pedírselo y te molestas si ésta no adivina tus necesidades?


No ¿Eres emocionalmente demandante y utilizas tus estados de ánimo para manipular a tu pareja con el fin de obtener afecto? Por ejemplo, “Estoy triste, por lo tanto, debes cuidar de mí”.

No ¿Sientes que tu pareja te ha robado la felicidad?


No ¿Deseas que tu pareja sea la “heroína” que te salve?


No ¿Tu vida se limita a esperar que tu pareja te telefonee?


No ¿Tiendes a asumir responsabilidad por las acciones y conductas de tu pareja?


No ¿Tiendes a llevar la carga de los problemas de tu pareja?


No ¿Tiendes a encubrir a tu pareja para protegerla de afrontar las consecuencias de sus pobres elecciones?

No ¿Haces más de lo requerido en tu hogar para ganar aprobación de tu pareja?


No ¿Te sientes obligado a hacer lo que otros esperan sin tomar en consideración tus propias necesidades?

No ¿Te muestras suspicaz al recibir afecto o no te sientes merecedor del mismo?


No ¿Estás en una relación basada en necesidades y no en mutuo respeto?


No ¿Continuamente tratas de cambiar a tu pareja o de resolverle los problemas?


No ¿Le permites a tu pareja que tome tu tiempo y recursos sin consultarte?


No ¿Descuidas tus propias necesidades en el proceso de cuidar a tu pareja, la cual no desea cuidarse por ella misma?

No ¿Te enfocas únicamente en el bienestar y las necesidades de tu pareja y completamente ignoras las tuyas?

No ¿Sientes que tienes la tendencia a evitar conflictos o de enmascarar tus emociones con expresiones pasivo-agresivas?

No ¿Sientes que tienes el deber de rescatar a tu pareja?


No ¿Tiendes a permanecer en relaciones aunque las mismas sean dañinas para ti sólo por evitar sentirte abandonado?

No ¿Valoras más las opiniones de tu pareja que las tuyas?


No ¿Comúnmente sientes resentimiento por la falta de reconocimiento a tus esfuerzos y sacrificios en la relación?

No ¿Alguna vez tu pareja te ha golpeado o abusado?


No ¿Tu pareja tiene problemas de alcohol o drogas?


No ¿Te sientes rechazado o celoso cuando tu pareja invierte tiempo con sus amigos u otras personas?

No ¿Te da trabajo aceptar cumplidos o regalos de tu pareja?

 


Mientras más “sí” hayas contestado, más alto será el grado de tu codependencia en la relación.

Codependencia es un término psicológico que describe una forma disfuncional de conducta en el contexto de las relaciones. Es comúnmente una conducta aprendida en la familia de origen y se entiende que todos somos codependientes en mayor o menor grado. Las personas codependientes tienden a ignorar las necesidades personales y a suprimir las emociones en favor de la otra persona en la relación.