¿Cuánto sexo?

La cantidad de sexo que tienen las personas está asociada a mayor satisfacción en la relación, mejor autoestima, mejor salud mental y física, menos riesgos de enfermedades cardiacas, menores índices de depresión, menor riesgo de cáncer de próstata, entre otros. Así es que se puede concluir que sexo y salud son aspectos que van tomados de la mano. Sin embargo, las personas cada vez tienen menos sexo. Hoy día, los adultos en promedio disfrutan de esta actividad unas 51 veces al año. Una publicación de la revista científica Social Psychology and Personality Science y llevada a cabo por Amy Muise, concluyó que las parejas que tienen sexo más de una vez por semana no demostraron ser más felices, sin embargo, las parejas que tienen una actividad sexual menor a una vez por semana demostraron ser menos felices. Claro que el sexo por sí solo probablemente no mejorará la salud física y mental, sin embargo, ya sea que el sexo sea un síntoma o la causa del bienestar, por una vida sexual excitante y satisfactoria vale la pena el esfuerzo.

Las condiciones de salud mental y las relaciones de pareja

Fui diagnosticado con una condición de salud mental hace aproximadamente cinco años. Debido a esto, no he estado en ninguna relación desde entonces toda vez que admito que sería una pareja horrible. Entiendo que puede ser un reto compartir conmigo. Aunque he tratado de poner de mi parte, siento que es algo que está fuera de mi control. A veces, pienso que debería olvidarme de mi condición y tratar de conseguir una pareja. Lo que realmente me asusta es la forma en que de repente me atrapa y me impulsa a hacer cosas que, cuando estoy estable, nunca haría. Me siento desconcertado y desanimado debido a que no sé si mi futuro es estar solo y no poder vivir la vida que siempre he querido para mí.

Respuesta del Psicólogo

Una condición de salud mental no tratada puede impactar seriamente las relaciones de pareja. Los síntomas asociados a una condición de salud mental pueden variar e ir desde leves hasta severos. Muchos de ellos pueden provocar conductas impulsivas o riesgosas, cambios de ánimo significativos, sentimientos crónicos de vacío, coraje frecuente, agresión, desánimo, desesperanza, entre muchos otros.

Se conoce que el tener una condición de salud mental puede tener un impacto negativo en la salud mental del cónyuge. A veces, uno de los cónyuges en una relación puede estar batallando con síntomas que se le han desarrollado como resultado de una condición de salud mental en el otro. De hecho, investigaciones en el área han encontrado una correlación positiva entre uno de los cónyuges teniendo una condición de salud mental y el otro cónyuge sufriendo también de este tipo condición.

Una condición de salud mental pone estrés en la relación. Cuando una relación está bajo estrés, los cónyuges comienzan a distanciarse física y emocionalmente. Tienden a evitarse y cuando finalmente coinciden, resulta en un encuentro con conversaciones sin substancia o elevadas de tono.

En mi carrera como psicólogo, he trabajado con parejas donde uno o ambos han tenido alguna o varias condiciones de salud mental. Típicamente, un proceso terapéutico de parejas tiene más probabilidades de ser efectivo cuando los cónyuges tienen sus condiciones de salud mental debidamente tratadas y controladas. He presenciado de primera mano los efectos curativos que tienen las relaciones de pareja saludables en los individuos que están batallando con condiciones de salud mental. Las relaciones de pareja saludables sirven como defensa que ayuda a los individuos a combatir sus condiciones de salud mental y/o física.

Es importante señalar que hay tratamiento disponible, incluyendo el aprender destrezas que ayuden a tener una relación de pareja saludable. La terapia de parejas, combinada con la terapia individual y el tratamiento psiquiátrico, podría ser de utilidad. Muchas de las personas que lidian con condiciones de salud mental pueden experimentar decepciones y dolor emocional en sus relaciones.  Debido a esto podrían pensar que el amor y las relaciones de compromiso están fuera de su alcance. Es necesario tratar de no adoptar este tipo de pensamiento. Una relación de pareja saludable está al alcance de todo el mundo, incluyendo aquellos que sufren de una condición de salud mental. Es sólo una cuestión de compromiso con el tratamiento y de cónyuges que están dispuestos a ser pacientes y compresivos.

Por favor, lea nuestro Relevo de Responsabilidad.