Sacrificar tus necesidades para complacer a tu pareja

Estar dispuesto a complacer a una pareja a expensas de las propias necesidades sexuales se asocia con una disminución del deseo y el placer personal.

La mayoría de la gente consideraría que querer complacer a su pareja sexual es una parte esencial del buen sexo, pero ¿puede ser potencialmente perjudicial? Un estudio publicado en The Journal of Sex Research sugiere que estar dispuesto a complacer a una pareja a expensas de las propias necesidades sexuales se asocia con una disminución del deseo y el placer personal.

Las relaciones románticas pueden desempeñar un papel muy importante en la vida de muchas personas. Las personas que mantienen relaciones saludables pueden obtener beneficios al recibir apoyo, afecto e intimidad de su pareja, lo que puede contribuir a una mayor felicidad e incluso mejores resultados de salud. Las ventajas saludables incluyen la consideración y comunicación de las necesidades de cada cónyuge, incluidas las sexuales.

La ‘fuerza comunitaria sexual’ es un término para describir la motivación para responder a las necesidades sexuales de una pareja, y la ‘comunión sexual absoluta’ se refiere a la motivación para atender las necesidades sexuales de una pareja mientras se descuidan las propias necesidades sexuales. Las motivaciones detrás de los comportamientos sexuales pueden estar profundamente relacionadas con la satisfacción asociada con el sexo y las relaciones.

En este estudio, Ariel Shoikhedbrod y sus colegas exploraron razones para tener relaciones sexuales y cómo esas razones se relacionan con la satisfacción sexual. Utilizaron 103 parejas para el estudio 1 y 147 parejas para el estudio 2 con el fin de explorar la satisfacción sexual.

Los resultados del Estudio 1 mostraron que las personas con mayor ‘fuerza sexual comunitaria’ estaban más satisfechas con sus relaciones, su vida sexual y experimentaban más deseo sexual. Por el contrario, las personas que tenían una mayor ‘comunión sexual absoluta’ mostraron un menor deseo sexual. Los resultados del Estudio 2 replicaron y ampliaron los resultados del Estudio 1.

Este estudio dio pasos interesantes para comprender mejor cómo las motivaciones para tener relaciones sexuales y la capacidad de respuesta a las necesidades de la pareja pueden afectar la satisfacción sexual. Los hallazgos resaltan que elegir genuinamente responder a las necesidades sexuales de la pareja ofrece beneficios sexuales para ambas partes, mientras que sentirse obligado a responder a las necesidades sexuales de la pareja sacrificando las propias puede ser contraproducente y generar costos tanto para la relación como para el bienestar de la pareja.

 

Los usuarios de Ashley Madison tienen poco arrepentimiento moral por la infidelidad sexual

Los participantes, en su mayoría hombres, expresaron una gran satisfacción con sus aventuras y poco arrepentimiento moral.

Un estudio realizado entre usuarios de Ashley Madison, un sitio “web” de citas orientado a facilitar las aventuras sexuales de personas casadas, encontró que la baja calidad de la relación con la pareja principal no era un factor importante de infidelidad y la infidelidad no predecía disminuciones en la calidad de esas relaciones. Los participantes, en su mayoría hombres, expresaron una gran satisfacción con sus aventuras y poco arrepentimiento moral. El estudio fue publicado en Archives of Sexual Behavior.

Las experiencias románticas extradiádicas, comúnmente conocidas como infidelidad, se refieren a que una persona tiene intimidad emocional o sexual con alguien fuera de su relación romántica comprometida. Las experiencias románticas extradiádicas pueden ocurrir de diferentes formas, desde aventuras de una noche hasta aventuras duraderas.

Las experiencias románticas extradiádicas también son fuente de gran controversia y de puntos de vista y comportamientos paradójicos. Las encuestas realizadas muestran que casi todas las personas ven la infidelidad como una transgresión moral. Por lo general, manifiestan una gran angustia ante la mera idea de que su propia pareja cometa infidelidad. La infidelidad es un importante predictor de divorcio y violencia en la pareja. A pesar de todo esto, un número considerable de personas optan por engañar a sus parejas románticas. Se calcula que aproximadamente uno de cada cinco casados engaña a su pareja. La proporción aumenta a uno de cada tres entre los adultos jóvenes en relaciones de pareja.

Por otro lado, los estudios han demostrado que muchas personas cometen infidelidades a pesar de calificar sus matrimonios como felices o muy felices. Esto llevó a los investigadores a explorar otras formas de explicar la discrepancia entre la actitud social general hacia la infidelidad y el hecho de que, al mismo tiempo, sea muy común. El autor del estudio, Dylan Selterman, y sus colegas querían comprender mejor las experiencias psicológicas de quienes buscan y participan en comportamientos románticos extradiádicos. Centraron su atención en Ashley Madison, un sitio web de citas dirigido explícitamente a usuarios que están en parejas o matrimonios románticos comprometidos, es decir, un sitio para promover la infidelidad.

Los investigadores realizaron encuestas de usuarios de Ashley Madison en dos momentos temporales con tres meses de diferencia. La primera ola incluyó a 810 usuarios y 868 en la segunda, pero solo 260 completaron ambas olas. Más del 90% de los participantes eran hombres y heterosexuales. La edad media de los participantes en ambas muestras fue de alrededor de 52 años. Alrededor del 85% estaban casados o tenían una relación. El 10% en la primera encuesta y el 6% en la segunda informaron tener una relación abierta.

Los resultados mostraron que alrededor de la mitad de los participantes informaron tener un acuerdo de exclusividad con su pareja principal. Aproximadamente dos de cada tres informaron que habían engañado a sus parejas en algún momento de sus relaciones, pero solo alrededor de uno de cada cinco informó que su pareja los engañó. Alrededor del 65% de los participantes informaron que ya habían tenido una aventura o aventuras antes de comenzar con el sitio “web” de Ashley Madison.

Cuando se les preguntó acerca de sus parejas principales, en su mayoría informaron altos niveles de amor por su pareja principal, pero bajos niveles de satisfacción sexual. Alrededor de la mitad informó que actualmente no era sexualmente activa con su pareja principal. La insatisfacción sexual y el bajo compromiso con su pareja principal fueron los motivos principales para tener una aventura.

Cuando se preguntó a aquellos que tuvieron éxito en tener una aventura sexual en el sitio de Ashley Madison sobre sus experiencias, los participantes informaron una alta satisfacción sexual y emocional, pero un nivel muy bajo de arrepentimiento. Aproximadamente cuatro de cada cinco participantes afirmaron que su pareja no sabía nada de su aventura.

Los hallazgos resaltan que las aventuras amorosas suelen ser complejas y pueden estar impulsadas por motivos contradictorios. «En nuestra muestra de usuarios de Ashley Madison, encontramos que, en general, la insatisfacción sexual era alta y un gran número de participantes informaron no haber tenido relaciones sexuales con sus parejas o cónyuges en largo tiempo. Así que buscaron aventuras, y algunas de ellas tuvieron aventuras, y entre aquellas personas que tuvieron una aventura, experimentaron una gran satisfacción con sus aventuras y bajos niveles de arrepentimiento», afirmó el investigador principal. «Parecía que todavía mantenían el amor y la intimidad con sus cónyuges; parece que realmente sienten que no han hecho nada malo, lo cual es notable dado lo altamente estigmatizada que está la infidelidad».

«Creo que se pueden observar estos resultados desde la perspectiva del vaso medio lleno o medio vacío», añadió el investigador. «Por un lado, las personas engañan a sus parejas incluso cuando las aman y no hay mucho conflicto. Sienten que vale la pena preservar su relación incluso si no tienen relaciones sexuales. Eso no excusa el comportamiento. Uno puede presentar un argumento ético convincente de que está mal engañar independientemente del motivo”.